Multi-family office local se la juega por desarrollo inmobiliario en regiones

En cuanto a activos para venta, en ADDWISE señalan que el mercado en Santiago está 'muy competitivo, muy agotado'.

 

Es una historia que se ha repetido en las distintas clases de activos por los que apuestan los inversionistas: un nicho comienza a agotarse, comprimiendo las rentabilidades y empujando a los inversionistas a buscar nuevas estrategias, en búsqueda de mayores retornos. Esta es la narrativa que ha llevado a ADDWISE Wealth Management, el primer multi-family office del país, a mirar fuera de Santiago en busca de opciones inmobiliarias.

Según comenta Mauricio López, socio y presidente de la firma, hay ciudades en el sur del país que tienen un potencial importante para inversionistas.

'Encontramos un nicho para nuestros inversionistas. El desarrollo inmobiliario para la venta en Santiago está muy competitivo, muy agotado, y en regiones hay harto por hacer', señala López.

En esa línea, el proyecto emblema de los esfuerzos regionales de ADDWISE está en el corazón de Chillán. La firma, explica el ejecutivo, es dueña del 44% de la compañía que está haciendo el desarrollo de un megaproyecto de oficinas, centros comerciales y un hotel en la plaza de armas de la capital de la recién creada región de Ñuble.

El proyecto, en asociación con la familia Calvo –dueños de la torre Marriott–, tendrá las primeras oficinas first class (de primera categoría) en la ciudad, destaca López.

En esa línea, el socio de ADDWISE señala que otras ciudades del sur con potencial inmobiliario para los inversionistas son Temuco, Curicó, Talca y Linares.

Y el sector oficinas sería sólo el comienzo de esta diversificación regional de las inversiones inmobiliarias. De momento la firma administradora de activos, que ya gestiona más de US$ 1.000 millones, no tiene en carpeta proyectos residenciales, pero no lo descartan a futuro.

Invertir directo

Otra de las líneas que la compañía potencia para sus inversionistas es la deuda privada, una clase de activos que ha ido creciendo en los portafolios de los inversionistas. 'La deuda privada pasó del 0% en los portafolios a un 25%', señala. Este mercado tiene diversas aristas en ADDWISE, con inversión en facturas, financiamiento directo y financiamiento con certificado de sociedad de garantía recíproca (SGR), entre otras, pero la recomendación general va por invertir directamente, con menores costos.

'En vez de entrar a través de un fondo, que pueden encontrar en la industria, hoy la invitación a nuestros clientes es ir directo, y claramente hay una rentabilidad mayor', indica López.

Tanto por el lado de la deuda privada como de las inversiones inmobiliarias, un entorno en que cada vez es más complicado conseguir una rentabilidad alta –en particular debido a tasas de interés que se mantienen bajas, en un contexto histórico– ha hecho crecer el interés en este tipo de productos, más complejos que los activos tradicionales, como acciones, bonos y fondos públicos.

'El inversionista en general se ha sofisticado, y se ha sofisticado por una necesidad. Eso de poner la plata en un depósito a plazo y vivir de eso cambió hace tiempo', dice Pablo Recio, también socio de la administradora de patrimonios.

 

25% del portafolio hoy está en deuda privada.

US$ 1.000 millones gestiona ADDWISE.

 

 

 

 

Please reload